Soluciones ópticas 2018-11-12T11:55:43+00:00

Gafas

¿Qué son y cómo funcionan unas gafas?

Las gafas son el complemento sanitario necesario para la compensación de defectos de refracción como la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y para compensar la reducción de eficacia que con la edad experimenta el cristalino: la presbicia.

También es importante destacar que un gran número de personas intervenidas quirúrgicamente de cataratas a las que les ha sido colocada una lente intraocular debe igualmente usar unas gafas para visión de cerca, o bien para compensar el astigmatismo que ha podido provocar la operación.

¿Qué factores se deben tener en cuenta a la hora de buscar unas gafas para mi hijo? Lo más importante es la adaptación de unas lentes de calidad, a ser posible de policarbonato, el material más recomendable para unas gafas infantiles, tanto por su durabilidad y su altísima calidad óptica como por su resistencia a golpes y rayados.

Después, la edad, la forma de la cara, la distancia interpupilar, el tamaño del puente y la distancia entre el frente y la varilla son los factores anatómicos más importantes que se deben tener en cuenta a la hora de buscar unas gafas adecuadas para los niños.

La montura debe ser antialérgica, con puentes anatómicos y varillas cubiertas de plástico. En relación con los materiales: plástico (los mejores para bebés que necesitan corrección desde sus primeros años); metálicas, de titanio y de acero inoxidable.

¿Cómo debo cuidar mis gafas? Tu óptico-optometrista te suministrará una gamuza especial para limpiar las lentes y la montura. El mejor cuidado que puedes darles es limpiándolas cada día con esa gamuza seca y suave. Actualmente las lentes suelen contar con tratamientos de endurecimiento y antirrayado: en estos casos si la montura es de material plástico, y siempre siguiendo el consejo de tu óptico-optometrista, puede ser conveniente lavarlas con agua tibia y jabón neutro; a continuación tras el aclarado, sécalas con un paño fino.

En cuanto a su manipulación habitual, no debemos quitarnos las gafas con una sola mano, ya que corremos el riesgo de deformar las varillas. Debemos retirar las gafas usando siempre las dos manos, y no dejarlas nunca apoyadas sobres sus lentes encima de la mesa o cualquier otra superficie, ya que podrían rayarse.

Por último, nunca debemos dejar las gafas cerca de una fuente de calor. El calor dilatará los materiales y los deformará. En cualquier caso, las gafas siempre deben guardarse en el interior de su funda protectora.

Lentes oftálmicas

¿Qué tipos de lentes para gafas existen? En unas gafas tan importante es el tipo de lente como las prestaciones y tratamientos ópticos que debe llevar según el uso que se le vaya a dar. Por supuesto, también será importante el tamaño y la forma de la montura no sólo por la estética o por nuestro trabajo y aficiones, sino también para que se consiga igualmente una visión cómoda y eficaz.

La constante evolución hace que las lentes de hoyhayan mejorado considerablemente tanto en calidad como en estética, y sobre todo en el peso.

Las lentes reducidas (de poco espesor y peso) han supuesto una ventaja muy importante. La aceptación por parte del usuario es prácticamente del 90%, y son cada vez menos los casos de inadaptación.

¿Es importante la calidad de las lentes? En la actualidad, además de compensar defectos refractivos, las lentes también se utilizan como elemento preventivo. La buena salud visual y ocular del usuario, la carencia de problemas astenópicos, como dolores de cabeza, de cuello, mareos, vértigos…, y sobre todo la eficacia visual en toda circunstancia, vendrán relacionados directamente con la calidad óptica de las lentes que utilicemos.

No olvidemos que tan importante es el tipo y calidad de las lentes que utilicemos como las prestaciones y tratamientos ópticos que éstas deben llevar, por ejemplo antirreflectante, filtros contra la radiación ultravioleta, coloreados especiales, etcétera, según el uso que las vayamos a dar. No es lo mismo la utilización que pueda dar a unas gafas una persona jubilada en una ciudad, que un agricultor de mediana edad o un joven estudiante a quien le gusta practicar el deporte, aunque el defecto de refracción en los tres casos sea el mismo y de igual potencia.

¿Cómo funciona una lente progresiva? Las lentes progresivas son la mejor solución para la presbicia o “vista cansada”. Las progresivas permiten al usuario ver bien a cualquier distancia, tanto de cerca como de lejos, y en las zonas intermedias, y todo con un simple movimiento de ojos, como si nuestras lentes supiesen en todo momento qué es lo que deseamos ver de forma nítida sin necesidad de cambiar de gafas, cubriendo todas las distancias al alcance de nuestra mirada y evitando los molestos saltos de imagen existentes cuando usamos unas lentes bifocales.

La clave de la eficacia de una lente progresiva está en su diseño y fabricación. La zona llamada de “transición” entre la graduación para la visión de lejos y para la de cerca es la reservada a la visión intermedia y, en la actualidad, ese paso de una distancia a otra se lleva a cabo con una gran suavidad, de forma casi imperceptible para nuestros ojos. De esta forma, la adaptación del présbita a unas lentes progresivas es casi segura, mejorando con esta opción su calidad visual.

Además de su alta tecnología de fabricación, las lentes progresivas también son la prescripción más recomendable para cuidad de nuestra estética, ya que son ligeras, carecen de la línea de separación entre graduaciones (lejos/cerca), pueden adaptarse a los tipos de montura más modernos y sofisticados y, al igual que las demás lentes, pueden recibir tratamientos antirreflectantes, de endurecimiento, filtro ultravioleta, etcétera.

Lentes de contacto

Las lentes de contacto (también conocidas como lentillas) son unas lentes correctoras o cosméticas que se ponen en el ojo, concretamente sobre la capa lagrimal que cuida y lubrica la córnea.

Estas lentes son un producto sanitario y deben cumplir todos los requisitos de estos.

Es la opción más cómoda para aquellos que practiquen algunos deportes y actividades profesionales o para quienes quieran obtener un mejor aspecto estético. Pero además de estas razones, tienen otras ventajas:

– Proporcionan un campo visual total.

– Los objetos se perciben del mismo tamaño que el real, por esta razón están especialmente indicadas en personas que tienen mucha diferencia de graduación entre un ojo y otro.

– No se producen distorsiones al mirar a los lados.

¿Qué tipos de lentes de contacto existen? Los dos tipos principales de lentes de contacto que se utilizan en la actualidad son:

– Lentes rígidas RPG (rígidas permeables al gas): se fabrican con un plástico muy duradero y ligeramente flexible que deja para el oxígeno a la córnea.

– Lentes blandas: se fabrican con plástico hidrofílico (que atrae al agua). Absorben líquidos y se conservan húmedas, de manera que permanecen blandas y se adaptan fácilmente a la forma de la córnea.

¿Cómo puedo adaptarme unas lentes de contacto? Como primer paso para la adaptación, el óptico-optometrista debe conocer los motivos que te llevan a la misma: si es por mejora visual, impacto estético, … Posteriormente el profesional te realizará un estudio para conocer las condiciones estructurales y funcionales de su sistema visual. Con ello determinará si tus ojos se pueden adaptar a las uso de lentes de contacto. Te recomendará el tipo de lentes y revisará tu salud ocular y visual al año de haber comenzado el uso de las lentes.

¿Qué precauciones debo tomar con las lentes de contacto?

– Sigue las recomendaciones de tu óptico-optometrista para saber cuánto tiempo las puedes usar sin reemplazarlas.

– Colócate siempre las lentes de contacto antes de maquillarte. Utiliza cosméticos solubles al agua. No uses rímel sobre las pestañas, porque las partículas se pueden meter en los ojos. Si sueles usar un delineador de ojos para maquillarte entre las pestañas y los ojos, las lentes de contacto se pueden decolorear permanentemente

 Límpiate las manos antes de ponerte o retirarte las lentes de contacto. Nunca limpies las lentes de contacto con agua corriente (del grifo o mineral), sino utilizando las soluciones desinfectantes prescritas por tu óptico-optometrista.

– La mayoría de las lentes de contacto no pueden usarse para dormir (excepto las fabricadas para el tratamiento de la miopía y de la hipermetropía con ortoqueratología nocturna, que son específicas para la noche).

– No utilices lentes de contacto para nadar. Las lentes blandas absorben los productos químicos del agua. Las lentes permeables a los gases se pueden salir de su sitio y perderse.

¿Qué problemas se pueden producir por el mal uso de lentes de contacto? El mal uso de las lentes, la desidia en la limpieza, la inadecuada manipulación y los frecuentes olvidos en su correcto mantenimiento pueden acarrear problemas de incomodidad, intolerancia e incluso infecciones, como:

– Infecciones oculares de diversa consideración.

– Reacciones alérgicas a las soluciones de limpieza o a las partículas que se depositan en las lentes.

– Inflamación (enrojecimiento) del ojo.

– Pequeñas heridas en la córnea (leucomas).

– Cambio de la forma de la córnea.

– Crecimiento de vasos sanguíneos en la esclera.

¿Cómo debo limpiar y mantener mis lentes de contacto? El procedimiento de limpieza de las lentes de contacto tiene como objetivo fundamental la eliminación de microorganismos patógenos que pueden producir infecciones oculares, y de los depósitos que se acumulan en la superficie de las lentes. Y consta de:

1. Humectación: humedecer la superficie de la lente de contacto.

2. Limpieza: los depósitos de proteínas pueden eliminarse de forma mecánica, o bien a través de iones o enzimas. Los agentes limpiadores enzimáticos son eficaces contra los depósitos de proteínas que pueden acumularse con el paso del tiempo y que constituyen el principal problema de las lentes de contacto blandas. Muchos de los productos más vendidos del mercado permiten la posibilidad de combinar la desinfección y la limpieza enzimática.

3. Desinfección: eliminación de los gérmenes con:

Soluciones de peróxido de hidrógeno o cloro, que destruyen bacterias y hongos en unos 30-40 minutos.

Soluciones únicas. Se trata de soluciones fáciles y prácticas de usar, ya que no es preciso que se lleve a cabo ningún proceso de neutralización. Proporcionan seguridad y eficacia, y permiten limpiar, desinfectar, aclarar, conservar y humedecer las lentes de contacto mediante el empleo de una sola botella limpiadora. Por lo general, las lentes pueden conservarse en soluciones únicas hasta un máximo de 30 días.

4. Conservación: almacenamiento de las lentes de contacto en su estuche correspondiente.

Baja visión

Si tengo baja visión…

¿con qué soluciones ópticas puedo contar para aumentar mi agudeza visual?

Baja visión o hipovisión es la cualidad de la persona con una privación parcial de la vista que no puede ser corregida adecuadamente con gafas convencionales, lentes de contacto, medicamentos o cirugía. Cuando hay una baja visión, no se puede ver lo suficientemente bien como para hacer las tareas diarias, inclusive con gafas, lentes de contacto, medicamentos o cirugía. Hay muchas señales de pérdida de la visión: resulta difícil o imposible leer, escribir, hacer compras, ver la televisión, conducir un automóvil o reconocer caras.

Los tipos más comunes de baja visión son la pérdida de la visión central, pérdida de la visión periférica (lateral), ceguera nocturna, visión borrosa y visión nublada.

Una baja visión puede ser causada por enfermedades de los ojos, como la degeneración macular, el glaucoma, la retinopatía diabética y la retinitis pigmentaria. Y también puede ser causada por lesiones en los ojos. Estas condiciones pueden oFuente: Colegio Nacional de Ópticos-Optometristascurrir a cualquier edad pero es más común en personas mayores. Sin embargo, el envejecimiento normal del ojo por sí solo no desarrolla a una baja visión.

La pérdida de la visión no significa que haya que renunciar a sus actividades, sino que hay que usar nuevas formas de realizarlas. ¿Es difícil leer el periódico y la etiqueta de un precio, graduar un dial, o asimilar un resplandor de luz? Existen numerosas herramientas, técnicas y recursos para personas con baja visión, incluyendo ayudas y rehabilitación.

La ayuda para la baja visión son instrumentos especiales empleados para aprovechar restos visuales: telescopios especiales montados en gafas, microscopios o lentes para leer, lupas, telelupas, filtros reductores de luz intensa, cámaras de vídeo y televisión de circuito cerrado, ordenadores que usan diferentes programas para agrandar letras en la pantalla y caracteres impresos.